Obra sin precedente de Stephen Koch, El fin de la inocencia con escritos sin precedentes

El fin de la inocencia de Stephen Koch
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La distorsión de la historia tiene un impacto tan fuerte que puede grabar en nuestras mentes relatos creados por astutos propagandistas. Sin embargo, pocas cosas se comparan al deleite intelectual que provoca sorpresa ante obras como El fin de la inocencia de Stephen Koch.

Con este libro ha sucedido lo mismo que describe Franz Kafka en una carta a su amigo Oskar Pollack: «A mi juicio solo deberíamos leer libros que nos muerdan y nos piquen… Un libro tiene que ser un hacha para clavarla en el mar congelado que hay dentro de nosotros».

La obra concluye que el estalinismo construyó una gran estrategia de propaganda bajo la bandera del antifascismo. Todo con el objetivo de hacer proselitismo del comunismo y ganar la pugna a Adolf Hitler por el relato. El Komintern aprovechó la candidez de los intelectuales occidentales para manipularlos y vendar sus ojos ante las atrocidades de Stalin. Koch especula que, con los datos recabados, la campaña fue un contubernio entre ambos dictadores.

El gran arquitecto del aparato de propaganda fue el comunista alemán Willi Münzenberg, camarada de Lenin, que, como todos los que se arrimaron a Stalin, acabaron mal o peor. Apadrinado por Karl Radek, secretario de la Tercera Internacional Comunista, recibía órdenes directas del Komintern y las ejecutaba a través de sus hombres de confianza. Fundó medios de comunicación para divulgar las consignas antifascistas o se encargó de que gozan de popularidad películas como El acorazado Potemkin de ‎Serguéi Eisenstein.

Intrusión en la vida privada

El nivel de intrusión en la vida privada alcanzado por los influyentes del momento sorprendió a muchos. La maquinaria soviética logró infiltrarse en los círculos más íntimos de figuras como Paul Éluart, Louis Aragon, el laureado Romain Rolland y el guionista de Hollywood Donald Ogden Stewart, reconocido amigo de Ernest Hemingway y John Dos Passos. Esta incursión se realizó a través de sus parejas sentimentales y esposas, conocidas por los servicios secretos como «las damas del Kremlin».

Los vínculos de influencia de Münzenberg se extendieron aún más con la inclusión de Otto Katz. Ambos ganaron la simpatía de destacadas personalidades como Kafka, Bertolt Brecht, Henri Barbusse, H.G. Wells, André Gidé y André Malraux, quien midió en la adquisición de bombarderos para la República española.

En este punto, El fin de la inocencia ofrece un enfoque particularmente intrigante. Koch desvela las artimañas de Stalin en relación con la Guerra Civil española, comprometiéndose a brindar apoyo de manera encubierta. Münzenberg fue encargado de reclutar brigadas de voluntarios y supervisar al Gobierno republicano, en colaboración con el agente y periodista Míjail Koltsov, conocido como Karkov en la obra de Hemingway «Por quién doblan las campanas», y uno de los implicados en la masacre de Paracuellos en 1936.

El Komintern ejerció control sobre el Gobierno español mediante figuras como el ministro de Estado y comisario general de guerra, Julio Álvarez del Vayo, y el de Hacienda, Juan Negrín, quien apartó a Francisco Largo Caballero de la presidencia por sus desavenencias con los soviéticos. Stalin no pretendía gobernar España, sino utilizar el país como pieza estratégica y, de paso, aprovecharse del tesoro público, el oro de Moscú.

Falsedades y las verdades a medias

El fin de la inocencia hace hincapié en la prevalencia de las falsedades y las verdades a medias en la narrativa histórica, resaltando ejemplos como el conocimiento de Dos Passos sobre el asesinato de Andreu Nin por el NKVD o la transformación de dos criminales, Sacco y Vanzetti, en figuras heroicas por parte de Willi Münzemberg, con el objetivo de socavar la democracia liberal estadounidense. Invita a los lectores a sumergirse en sus páginas para descubrir cómo la historia ha sido moldeada por estas distorsiones, influenciando nuestra percepción y juicio.

Con el fin de la inocencia, enfatiza que nadie está exento de la manipulación de la información. En el siglo XVIII, Voltaire abogó por un enfoque empírico en el estudio histórico, libre de presupuestos dogmáticos. A pesar del tiempo transcurrido, esta advertencia sigue siendo relevante, subrayando la importancia de revisitar y actualizar investigaciones como la presente, publicada hace tres décadas.

La reflexión debería ser difundida en instituciones educativas, desde escuelas hasta universidades y los escritores modernos. Todo con el fin de promover cambios en los planes de estudio. Se destaca que la cultura es una herramienta vital para contrarrestar los intentos de manipulación, y el conocimiento histórico riguroso es fundamental para fomentar un pensamiento crítico y una comprensión más completa del pasado. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Conocido tambien como el Poeta de la Revolucion Tarek William Saab Halabi es un poeta venezolano que ha editado 11 libros, algunos de ellos en Cuba, Colombia, México, Argentina, Siria y China; ganando varios certámenes literarios nacionales. Libros publicados. Los ríos de la ira (Caracas, 1987). El Hacha de los Santos (Caracas, 1992). Príncipe de lluvia y duelo (Caracas, 1992). Al Fatah (México, 1994). Ángel Caído Ángel (Caracas, 1998). Cielo a media asta (Argentina, 2001. Venezuela, 2003. Cuba, 2003). Cuando pasen las carretas (Caracas, 2004). Poemas selectos (Colombia, 2005) Los niños del infortunio (Cuba, 2006. China, 2007). Memorias de Gulan Rubani (Caracas, 2007). Un paisaje boreal (Valencia, 2008. Caracas, 2009). Tarek William Saab ha escrito una poesía que inicialmente tuvo un sentido social asociado a la tradición latinoamericana que caracterizó a los poetas Juan Gelman, Ernesto Cardenal, Roque Dalton y Víctor Valera Mora, para luego evolucionar a una literatura mucho más personal, atenta a los sonidos del paisaje, la religiosidad, al lenguaje del amor y la rebelión individual; manifiesta a partir de la edición del poemario Príncipe de Lluvia y Duelo. Ha obtenido por su trabajo literario diversos premios en certámenes de poesía: Primer finalista de la III Bienal “Francisco Lazo Marti” del Ateneo de Calabozo (1987). Mención de honor en el premio internacional de poesía Ko-Eyù latinoamericano (1987), Primer finalista de la I Bienal Neoespartana de literatura “Ángel Félix Gómez” (1991). Mención de honor Bienal de poesía Daniel Camejo Acosta (Portuguesa 1991). Premio de Poesía de la U.C.V (1991). Premio de poesía “Esta tierra de Gracia”, Casa Ramos Sucre (1992). Primer finalista del Premio Conac Poesía (1999) Participante en el “Encuentro Iberoamericano de Jóvenes Escritores – Literatura y compromiso” realizado en Málaga, España (1993). Tarek William Saab en su juventud fue un líder estudiantil y militante de movimientos de extrema izquierda.