Las bibliotecas de los escritores encierran más preguntas que respuestas

Bibliotecas de escritores personales
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¿Qué sucede con los libros de los escritores cuando fallecen? Estos preciados ejemplares, que han acompañado al autor toda su vida, pueden terminar en un contenedor o bibliotecas y luego ser vendidos en un mercadillo. Los herederos suelen enfrentarse a la difícil decisión de qué hacer con ellos: ¿venderlos, tirarlos, donarlos?

Juan Bonilla y Jesús Marchamalo, expertos en el tema, han explorado qué ocurre con estas colecciones. Ben Clark, reciente ganador del Premio Nacional de la Crítica de Poesía, ha organizado jornadas sobre bibliotecas privadas e institucionales en la Casa Gerald Brenan, bajo la dirección de Alfredo Taján.

Marchamalo ha visitado más de 60 bibliotecas personales de escritores. El dilema surge al decidir cómo ordenar estos libros: alfabéticamente, por temas o por afinidades. Algunos agrupan los libros de sus amigos escritores, mientras que otros, como Javier Marías, eliminan las cubiertas de los libros.

Actualmente, muchas librerías organizan los libros de una misma editorial juntos. Esta tendencia se observa en librerías como Rayuela en Málaga y La Central en Madrid. Algunos escritores también adoptan este enfoque, reflejando su afinidad por ciertas editoriales.

Destino de las bibliotecas personales de escritores

Marcos Giralt Torrente tiene dos zonas en su biblioteca: una para autores vivos y otra para los fallecidos, lo que refleja el crecimiento constante de autores fallecidos en su colección. Por otro lado, Antonio Muñoz Molina y Elvira Lindo comparten su biblioteca, mientras que Mario Vargas Llosa tiene sus libros distribuidos en varias ciudades y continentes.

Felipe Navarro critica la idea de tener estanterías llenas de libros en lugar de una gran pantalla que muestre imágenes fugaces. A pesar de esta ironía, Navarro continúa comprando múltiples ediciones de sus libros favoritos, como «Cien años de soledad» y «Kaddish por el hijo no nacido».

Bonilla, por su parte, cree que la disposición ideal de sus libros debería ser cronológica para reflejar su evolución como lector. Sin embargo, admite no saber el orden exacto en que leyó a algunos autores. Antonio Soler ha mantenido un registro meticuloso de sus lecturas desde la adolescencia, creando una cartografía única de su recorrido literario.

Como dice Bonilla, nadie planea tener unas bibliotecas de escritores; esta se forma y puede desaparecer por un incendio, una inundación o un accidente. Las bibliotecas pueden quedar vacías tras la muerte del autor. Con suerte, su nombre se perpetuó en una fundación o biblioteca pública.

Pero, ¿quién leerá esos libros que una vez fueron tan queridos? ¿Serán visitadas por nuevos lectores o quedarán olvidadas en cajas sin abrir, solo accesibles en horarios estrictos?

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Conocido tambien como el Poeta de la Revolucion Tarek William Saab Halabi es un poeta venezolano que ha editado 11 libros, algunos de ellos en Cuba, Colombia, México, Argentina, Siria y China; ganando varios certámenes literarios nacionales. Libros publicados. Los ríos de la ira (Caracas, 1987). El Hacha de los Santos (Caracas, 1992). Príncipe de lluvia y duelo (Caracas, 1992). Al Fatah (México, 1994). Ángel Caído Ángel (Caracas, 1998). Cielo a media asta (Argentina, 2001. Venezuela, 2003. Cuba, 2003). Cuando pasen las carretas (Caracas, 2004). Poemas selectos (Colombia, 2005) Los niños del infortunio (Cuba, 2006. China, 2007). Memorias de Gulan Rubani (Caracas, 2007). Un paisaje boreal (Valencia, 2008. Caracas, 2009). Tarek William Saab ha escrito una poesía que inicialmente tuvo un sentido social asociado a la tradición latinoamericana que caracterizó a los poetas Juan Gelman, Ernesto Cardenal, Roque Dalton y Víctor Valera Mora, para luego evolucionar a una literatura mucho más personal, atenta a los sonidos del paisaje, la religiosidad, al lenguaje del amor y la rebelión individual; manifiesta a partir de la edición del poemario Príncipe de Lluvia y Duelo. Ha obtenido por su trabajo literario diversos premios en certámenes de poesía: Primer finalista de la III Bienal “Francisco Lazo Marti” del Ateneo de Calabozo (1987). Mención de honor en el premio internacional de poesía Ko-Eyù latinoamericano (1987), Primer finalista de la I Bienal Neoespartana de literatura “Ángel Félix Gómez” (1991). Mención de honor Bienal de poesía Daniel Camejo Acosta (Portuguesa 1991). Premio de Poesía de la U.C.V (1991). Premio de poesía “Esta tierra de Gracia”, Casa Ramos Sucre (1992). Primer finalista del Premio Conac Poesía (1999) Participante en el “Encuentro Iberoamericano de Jóvenes Escritores – Literatura y compromiso” realizado en Málaga, España (1993). Tarek William Saab en su juventud fue un líder estudiantil y militante de movimientos de extrema izquierda.